Blackpepper


La empresa Blackpepper, establecida en 2001, es un importante proveedor de servicios de comercio electrónico con sede en Auckland (Nueva Zelanda). A través de sus plataformas digitales y de comercio electrónico alojadas, la compañía ayuda a que una gran variedad de productos de marcas populares lleguen a millones de clientes cada mes. El equipo de Blackpepper trabaja con marcas de moda muy conocidas, como Glassons, Hallenstein Brothers, North Beach, Hush Puppies y Superette.

Blackpepper

Sector: ecommerce

Ubicación: Auckland (Nueva Zelanda)

Cliente desde: 2020


Funcionalidades favoritas

CDN

Image Optimizer

WAF de Fastly

Blackpepper logra atender 2500 millones de peticiones de imágenes y vídeos al mes de forma segura acelerando el rendimiento de los sitios web


El desafío: conseguir escalabilidad sin sacrificar la seguridad


El confinamiento causado por la pandemia en 2020 supuso para Blackpepper un incremento exponencial del tráfico que recibía, llegando hasta el 400 % con respecto al año anterior. Esta buena noticia conllevaba sus riesgos: Blackpepper podía perder en excelencia operativa, por lo que se vio obligada a encontrar una manera de gestionar el aumento del tráfico de forma sostenible. Además, debía reforzar su estrategia de seguridad ante una oleada de ataques de denegación de servicio distribuido (DDoS) que tenían como objetivo Australia y Nueva Zelanda.


Por aquel entonces, la operativa comercial de Blackpepper giraba en torno a un centro de datos local y a una serie de aplicaciones y herramientas desarrolladas internamente, que incluía un firewall de aplicaciones web (WAF) personalizado.


«También utilizábamos una red de distribución de contenidos (CDN) externa para distribuir vídeos e imágenes a los sitios web —asegura Alain Russell, CEO de Blackpepper—. Queríamos pasar a un modelo en el que la CDN elegida distribuyera a los sitios web de nuestros clientes todo tipo de contenidos y no se limitara a las imágenes. La mala suerte quiso que nuestro por entonces proveedor no fuera capaz de dar respuesta a estas exigencias, por lo que entendimos que era momento de buscar otro proveedor».


En resumidas cuentas, lo que Blackpepper necesitaba era un solo proveedor que se hiciera cargo de todo: desde la distribución de contenidos hasta la optimización de imágenes, pasando por la seguridad. Blackpepper se decidió por Fastly tras una serie de exhaustivas evaluaciones. Las claves de la decisión: la gran facilidad de configurar su solución y la velocidad de despliegue.


Russell lo explica así: «Ya habíamos trabajado con algunas de las soluciones de Fastly y conocíamos sus capacidades. Al analizar las funciones complementarias de protección contra DDoS y bots, comprendimos que la oferta de Fastly era imbatible, ya que nos daba lo que buscábamos: velocidad para nuestros clientes, protección frente a todo tipo de ataques y bloqueo del tráfico malicioso, todo a la vez».


Más velocidad y seguridad: «Algunos clientes no se podían creer que sus páginas se cargaran tan rápido»


Blackpepper percibió de inmediato las significativas ventajas técnicas y comerciales que aportaba la solución de Fastly: se agilizaron el procesamiento de imágenes y la carga de estas en los sitios web de los clientes; y, además, se minimizaron los pasos manuales. Es decir, Blackpepper por fin podía implementar cambios en los sitios web que necesitaban actualizar contenidos con mucha frecuencia, y hacerlo mucho más rápido que antes.


«Usando las medidas de protección del origen e [Image Optimizer], nos dimos cuenta de que el tráfico pasaba a mayor velocidad por la red de Fastly que por la red normal. Incluso tuvimos que adaptar algunas partes de nuestro código, porque vimos que las devoluciones de llamadas de los proveedores de pagos llegaban mucho antes —afirma Russell—. Cuando se procesan 2500 millones de peticiones de imágenes y vídeos al mes, este tipo de cambio en el rendimiento tiene un impacto enorme en los sitios web de nuestros clientes. De hecho, algunos no se podían creer que sus páginas se cargaran tan rápido».


Fastly permitió a Blackpepper simplificar la ejecución de código del frontend y, al mismo tiempo, ganar en visibilidad.


«Ahora que Fastly lleva nuestra interfaz, somos capaces de realizar cambios en la infraestructura subyacente con facilidad —asegura—. Antes era mucho más difícil y ha resultado de gran ayuda a la hora de migrar a AWS. A pesar de tener 80 sitios web en producción, ahora contamos con una mayor visibilidad de lo que sucede en nuestra infraestructura en todo momento».


Russell confirma que el apoyo que les prestó Fastly, a lo largo y después del despliegue, ha sido inmejorable. El equipo ha logrado migrar el tráfico de imágenes y vídeos de todos los sitios web de clientes a la red de Fastly en cinco semanas y no ha tenido problema alguno.


En los próximos meses, el equipo de Russell se centrará en la informática en el edge y en cómo esta rama en expansión puede ayudar a los clientes.


Russell concluye con estas palabras: «En nuestro sector, la velocidad y la seguridad lo son todo. Por eso, nos interesa entender cómo acercar la lógica de procesamiento a los usuarios finales de nuestros clientes. Retomaremos esta idea una vez que completemos la migración de nuestro backend a AWS. Sé que Fastly seguirá dando apoyo a nuestro equipo en estos dos aspectos importantes».


«La gente de Fastly nos ayudó a resolver problemas durante la migración y nos hizo recomendaciones sobre la mejor manera de trabajar, lo que nos llevó a rediseñar partes de nuestro código interno. También fueron muy útiles en los primeros despliegues del WAF porque nos ayudaron a entender cómo funciona y cómo podemos ajustar las reglas relativas a nuestra plataforma. Es una gozada trabajar con ellos y siempre están ahí para responder todas nuestras dudas».

Alain Russell


CEO